EL FUTBOL NECESITA SER EDUCADO

EL FUTBOL NECESITA SER EDUCADO

Editorial:
AGUACLARA
Año de edición:
Materia
FÚTBOL: NARRATIVA Y ENSAYO
ISBN:
978-84-8018-427-4
Páginas:
201
15,60 €
IVA incluido

...solo ahora, cuando, con ocasión de este libro, he revivido mis inicios como futbolista, me doy cuenta de cómo todo el resto del árbol de mi vida se hallaba ya concentrado en, aun cuando solo empezaban a crecer y desarrollarse, aquellas raíces de la infancia y mi primera juventud; todo lo que he sido futbolísticamente, en aquellos inicios futbolísticos. Y no son pocas las personas a las que debo y necesito agradecérselo: a mi familia de origen; a mis compañeros de fútbol y de deporte de entonces; a mis clubes de entonces y a mis entrenadores de entonces. Tengo que agradecer incluso las patadas, porque las patadas no son pero pueden ser muy educativas. Del mismo modo que el trabajo duro y las derrotas: uno ha de aprender de los logros y de los fracasos. Todo hay que asimilarlo y solo si se consigue digerirlo bien se podrá decir que, aunque no se hayan ganado los partidos de la vida y el fútbol, se ha triunfado en ambos.
...es el libro de un idealista, pero de un idealista bien formado y con amplia experiencia que ama el fútbol y, como todos los idealistas bien formados pero también con sentido práctico, no solo aspira a que el fútbol sea un juego, en el mejor sentido de esta palabra, educativo, sino que también está empeñado con sensatez en que el fútbol, todo el fútbol actual y no solo el de base, mejore deportivamente y, sobresaliendo sobre sus propios entresijos no siempre solo deportivos, se transforme para quienes lo practican, sus familias, clubes y entrenadores en un juego estupendo: "el juego de la vida"...
...El fútbol es un deporte magnífico, pero es también un juego: el juego de sus vidas para los muchachos que lo practican, sus padres, entrenadores y clubes. Lástima que esto se olvide tantas veces y de tal modo que, a veces, en lugar de en un juego, el fútbol se convierta en una guerra con batallas y batallistas. Y entonces, aunque se gane alguna batalla, siempre se pierde la guerra.
Pedro Meseguer sabe cómo ganar esta guerra: aquí lo dice a las claras.

(Del Prólogo de Vicente del Bosque)

Artículos relacionados