EN MEDIO DE LA NADA. EXPEDICIONES Y CAZA EN EL CENTRO DE ÁFRICA

EN MEDIO DE LA NADA. EXPEDICIONES Y CAZA EN EL CENTRO DE ÁFRICA

Editorial:
EDITORIAL SOLITARIO
Año de edición:
Materia
CAZA: NARRATIVA Y ENSAYO
ISBN:
978-84-124689-0-8
Páginas:
320
80,00 €
IVA incluido

En Medio de la Nada, último libro de Tony Sánchez-Ariño, relata sus cacerías y exploraciones por zonas “en blanco” de los mapas africanos, de diferentes países de la zona ecuatorial como la antigua Guinea Española, República Centroafricana (entonces conocido como Ubangui-Chari), Sudán, Angola, Gabón, Congo Belga (actual República Democrática del Congo), Camerún y Congo Brazzaville (actual República del Congo o simplemente Congo).
Zonas desconocidas salvo por los nativos que las habitaban, en el interior más profundo de la selva ecuatorial, en las que penetrar a pie era muy difícil por la abundancia de vegetación, y el llegar hasta ellas por pistas forestales, cuando las había, era difícil a menudo por estar impracticables por las lluvias y el barro que se formaba, los árboles tumbados cortando estas, los ríos que había que atravesar, y un largo etcétera de problemas que debía afrontar cuando abandonaba la “civilización”.
Para poder informar lo mejor posible al lector sobre los recorridos de las exploraciones por los diversos países donde estas tuvieron lugar, el autor ha realizado unos mapas mostrando los puntos donde aquellas se desarrollaron. Están hechos a mano, y son muy básicos, pero con buena voluntad, y permite, a quien pudiera estar interesado, localizar los recorridos por aquellos “rincones ignotos” hace casi setenta años. Estos modestísimos intentos cartográficos no pretenden otra cosa que dar una idea de dónde transcurrieron sus andanzas en “aquella” África que ya desapareció y donde tantos pares de botas gastó en interminables marchas, hoy día invadida por imparables vehículos todoterreno, avionetas, helicópteros y, para acabarlo de arreglar, drones que se meten por todas partes como una plaga bíblica, permitiendo que cualquier viajero o turista pueda visitar ciertos lugares que hasta hace poco eran como la otra cara de la Luna…
Características:
Tamaño 17 x 24 cm, con 320 páginas, 115 fotografías y 9 mapas dibujados por el autor, impreso en color. Encuadernación en tapa dura, cosido con hilo, estampado en portada y lomo. Sobrecubierta con solapas plastificada. Tirada de 500 ejemplares


Índice
Cuatro notas para tener siempre presentes - Unas palabras aclaratorias - Unas segundas palabras aclaratorias – Prólogo - A modo de introducción - Capítulo I. La antigua Guinea Española - Capítulo II. En el corazón de la Guinea Española - Capítulo III. En el último rincón del Ubangui-Chari - Capítulo IV. En las Tierras del Fin del Mundo en Angola - Capítulo V. Aquel valle perdido en el Congo Belga… - Capítulo VI. En el Sudán, más lejos que muy lejos… - Capítulo VII. Camerún: el mundo perdido entre Engoila y Molundu - Capítulo VIII. En el remoto norte del antiguo Congo Brazzaville... - Capítulo IX. En busca del Mokèlé-Mbèmbé - Capítulo X. Anécdotas y recuerdos - Una nota a posteriori - Capítulo XI. El hilochero - Capítulo XII. Notas prácticas sobre la caza de los Cinco Grandes africanos - Capítulo XIII. Un epílogo no muy feliz…

El autor
Tony Sánchez-Ariño nació en Valencia el 16 de febrero de 1930 en el seno de una familia de la burguesía valenciana. Su padre era un famoso médico cirujano especializado en traumatología. A los cuatro años, ingresa en el Colegio Alemán de Valencia, pero su formación en este colegio se interrumpe al empezar la Guerra Civil española, y cerrar el colegio. La vida fue difícil durante la guerra. A su padre lo destinaron a Teruel, y la falta de alimentos era un problema muy serio, aderezado con bombardeos de la aviación. En esos años empezó a leer las novelas de Salgari, Julio Verne y todo lo que le caía en las manos sobre África, su vida salvaje y los elefantes en especial. En 1939, cuando finaliza la guerra, ingresa en el Instituto Luis Vives de Valencia para hacer el bachillerato. Allí conoce a Alberto Thous, con quien comparte el sueño de ser cazador en África. Sus juegos e ilusiones se concentran en hacer una expedición al África Austral, y ahorran todo lo que pueden para la expedición. Sus otras aficiones eran y siguen siendo la filatelia y la ópera, en especial la ópera italiana. En 1945 se matricula en el Instituto Británico para estudiar inglés, que actualmente es su segunda lengua.
En 1949 ingresa en la Facultad de Medicina para seguir los pasos de su padre, pero sin ninguna afición, ya que sus sueños seguían en África. Le nombraron encargado de la Sala de Disección, y le pareció una verdadera pesadilla. Un día hizo examen de conciencia y decidió que no valía la pena, que lo que él quería ser era cazador de elefantes. Se lo comunicó a su padre y este, creyendo que iba a ser algo pasajero, le envió a la Guinea Española a que cazara un elefante. En junio de 1952, partió hacia Guinea, donde le esperaba Ramón Tatay, ingeniero aeronáutico que estaba construyendo el aeropuerto internacional de Bata. Con la ayuda y consejos de Ramón, cazó su primer elefante, lo que le cambió la vida para siempre.
Regresó a España y, con la decisión tomada de ser cazador de elefantes, pide ayuda a su tío Tomás, que era médico en Ademuz, quien le presta dinero para iniciar su carrera como cazador de elefantes. Volvió a Guinea, que entonces era lo más asequible y donde todavía no se había reglamentado la caza.
Su primera etapa como cazador transcurre en África Occidental, teniendo como base la Guinea Española, y de ahí, caza en Camerún, Guinea Conakry, Liberia, Costa de Marfil, Sierra Leona, Burkina Faso, Gabón y Nigeria.
En 1958 conoce a Pat Hemingway y le propone cazar en Tanganyika, actual Tanzania. En este momento, empieza su segunda etapa africana, empezando a cazar en el África Oriental. Cazó en Kenya, hasta que se cerró la caza en 1977, en Zambia nueve años con la compañía Luangwa Safaris, fundada por Norman Carr y Peter Hankin, en Uganda, en Angola, creando la compañía Luiana Safaris, y 25 años en el Sudán, primero con la compañía Sudan Safari Tours, y luego creando su propia compañía de safaris, Nile Safaris, hasta 1984, cuando tuvo que cerrar la compañía debido a la guerra entre el norte y el sur. A partir de entonces cazó principalmente en Tanzania, Zimbabwe, Zambia, Namibia, Bostswana y algo en África del Sur. También hizo alguna expedición de caza fuera de África, en Polonia, Noruega, Rusia, Irán y Australia.
Ha cazado en 23 países de África 1.317 elefantes, 2.093 búfalos, 340 leones, 167 leopardos, 127 rinocerontes negros, además de numerosos antílopes Bongo, Sitatunga y otros.
En 1964 se casó con Isabel de Quintanilla y tiene tres hijos.

Artículos relacionados