EDUCACIÓN FÍSICA Y DOMINIOS DE ACCIÓN MOTRIZ. UNIDADES DIDÁCTICAS

EDUCACIÓN FÍSICA Y DOMINIOS DE ACCIÓN MOTRIZ. UNIDADES DIDÁCTICAS

Editorial:
MIÑO Y DÁVILA EDITORES
Año de edición:
Materia
EDUCACIÓN FÍSICA: TEORÍA
ISBN:
978-84-17133-05-4
Páginas:
160
16,00 €
IVA incluido

El presente libro es fruto de un trabajo colectivo de carácter colaborativo, realizado por un grupo de profesoras y profesores de Educación Física que lleva más de doce años trabajando en torno a la programación de las actividades de la asignatura por Dominios de Acción Motriz. Una de las razones más poderosas para programar nuestra materia de esta forma reside en los beneficios que supone para la adquisición de mayores aprendizajes por parte del alumnado, tanto en lo relativo a la competencia motriz como en lo referido a la competencia cultural que está presente en toda acción o actividad motriz que tiene un significado social (que son la mayoría) y que forma parte de lo que se conoce como “cultura física” de un individuo y de un grupo social.

Hace tiempo que nos hemos comprometido con propuestas de Educación Física democrática, los procesos de evaluación formativa y compartida, y el desarrollo de personas críticas, reflexivas y autónomas. En este sentido, la programación por Dominios de Acción Motriz, entendidos como bloques de contenidos, ayudará al alumnado de primaria a ser mucho más competente motrizmente, a generar un conocimiento más profundo de los diferentes tipos de actividad física y a aproximarse a los diferentes tipos de problemas motores a los que puede enfrentarse cuando practique actividad física, tanto dentro y fuera de la escuela, como a lo largo de su vida.

En el primer capítulo se explican los fundamentos de la programación por DAM, para luego dedicar seis capítulos al desarrollo de seis unidades didácticas para educación primaria (una de cada uno de los seis DAM). Son unidades didácticas que utilizamos dentro de nuestra programación anual, como mínimo desde hace tres años (en algunos casos ya llevamos más de diez años utilizándolas), perfeccionándolas poco a poco a través de nuestros ciclos de investigación-acción colaborativa, para estar seguros de que, en la inmensa mayoría de los contextos y situaciones, han generado prácticas educativas de calidad con un elevado éxito de aprendizaje en el alumnado y una elevada satisfacción docente.

Artículos relacionados